Danzón dedicado a… La Ciudadela

* Durante los fines de semana la zona es la más viva.

* La Ciudadela y sus alrededores invitan a recorrerse todos los días.

* Hay que mezclarse con los bailarines de danzón.

* Espacio consagrado a artesanías, libros y al café La Habana.

Redacción / IK BALAM

Ciudad de México

Entre sus gruesos muros que datan del siglo XIX, se olvidan el calor de la tarde y los empujones en la estación del metro Balderas, la más próxima a este proyecto que inyecta nueva vida a la Biblioteca de México José Vasconcelos de la capital mexicana.

Refugiados en los patios remozados de la que fuera una fábrica de tabaco y fortaleza militar, antes de convertirse en biblioteca pública a partir de 1946, los lectores aprovechan la luz natural para abstraerse en algunos de los miles de volúmenes que conforman el acervo.

Otros deambulan por las bibliotecas personales de José Luis Martínez, Carlos Monsiváis, o Alí Chumacero, mientras hay quienes simplemente transitan de un extremo al otro del recinto, a través del gran pasillo central.

Próximamente, el espacio también albergará la Ciudad de la Imagen, cuyas instalaciones se están habilitando.

Plaza de la Ciudadela 4, Centro. Lunes a domingo de 8:30 a 19:30 horas.

Toma nota: las bibliotecas de los escritores mexicanos están abiertas de las 9:00 a las 18:00 horas. La entrada es gratuita.

Y luego viene el danzón…”Cuadro… columpio…. divorciados… doble giro”, indica José Martínez a las parejas que, sin pena, bailan ante la mirada del público improvisado que se reúne cualquier tarde en el jardín, mejor conocido como la Plaza del Danzón.

Desde hace una década, todos los martes y los jueves, Martínez se apropia del espacio al aire libre, como otros promotores de este famoso baile, quienes tienen muchos más años reuniéndose, cuenta.

“Vengo a enseñar lo que he aprendido”, dice al aficionado, mientras de fondo se escuchan los acordes de una canción que se mezcla con el trinar de los pájaros y el cuchicheo de los señores que platican sentados en la fuente.

El grupo está abierto a todos aquellos que quieran bailar, agrega Martínez. Sólo cobra 20 pesos por clase.

Está frente a la Biblioteca de México José Vasconcelos.

Toma nota: si se quiere ver a los bailarines luciendo sus mejores galas, sombreros con plumas y zapatos bien boleados, entonces hay que darse una vuelta los sábados por la tarde.

En La Ciudadela también está el mercado de las Artesanías, donde doña

 Petra García se pone sus anteojos, prende el mechero y pide un pedazo de varilla del cinco. En menos de un minuto, modela un cisne con la técnica de vidrio estirado. Desde el 1 de junio de 1965, tiene su local en el mercado frente a la plaza, especializado en artesanías de distintas partes del País.

La tradición comenzó en su familia, gracias a su papá, cuenta, quien la enseñó a trabajar el vidrio cuando tenía apenas 7 años. Ahora, a sus 78, se dice orgullosa de ser una de las fundadoras de este bazar que recibe viajeros mexicanos y de otras partes del mundo, que quieren comprar plata, guitarras, textiles, sombreros de charro, o réplicas de calendarios azteca. “Me gusta todo porque siento como si fuera mi casa”, asegura.

Enrico Martínez y Emilio Dondé 1 y 5, Centro. Lunes a domingo de 10:00 a 19:00 horas.

Toma nota: hay una estación de Ecobici en la entrada principal.

Y refirámonos por último al café La Habana, cuyos mitos abundan en su historia.

Algunos de los clientes más fieles del Café La Habana afirman tajantemente que es imposible que Fidel Castro y Ernesto “Che” Guevara se hubieran reunido ahí durante su estancia en México. Sin embargo, una placa en la entrada afirma lo contrario.

Localizado a unas cuadras de La Ciudadela, la carta de este legendario lugar presume que, desde su creación en 1952, no ha pasado el tiempo. Las fotos que cuelgan de sus paredes altas refuerzan el espíritu nostálgico. La placa también distingue al escritor Roberto Bolaño como uno de sus asiduos, incluso se dice que el Café Quito de su novela Los detectives salvajes.

Más allá de las leyendas, o quizá por ellas mismas, sigue siendo el favorito de amigos, periodistas, burócratas, deportistas y turistas.

Morelos 62, esquina Bucareli, Colonia Juárez. Lunes a sábado de 7:00 horas a una de la madrugada. Domingos y días festivos de 8:00 a 23:00 horas.

Toma nota: está cerca de Reforma, por lo que es una opción para saciar el hambre, después de andar en bici los domingos, con un gran plato de chilaquiles.

 Sin auto en el Centro

Para llegar a La Ciudadela se pueden abordar las líneas 1 y 3 del Metro, la línea 3 del Metrobús. O también utilizar el sistema Ecobici.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *