INICIO SECCIONES ESCRÍBENOS FOROS CONTENIDOS ACCESO NOSOTROS
Secciones
· Home
· Ayuda
· Búsqueda
· Chat
· Contacto
· Contador
· Contenidos
· Descargas
· Encuestas
· Enviar denuncias o noticias
· Lo más leído
· Multimedia
· Nosotros
· Noticias anteriores
· Portátil
· Recomiéndanos
· Secciones
· Tu cuenta
· Web Links

Encuesta
¿Quien es responsable del cambio climatico?

Los paises industrializados
Los gobiernos irresponsables
Las actitudes individualistas
No se



Resultados
Encuestas

votos 24

mapamundi

La Imagen del día

Cambio Climático

Unión Europea

    

Acciones


Síntesis Periodística

Casa de Sierra Nevada

Usuarios
Bienvenido, Anonymous
Nickname
Contraseña
Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

(Regístrate)
Membresía:
Último: Armando
Nuevos Hoy: 0
Nuevos Ayer: 0
Total: 12

Gente en línea:
Visitantes: 4
Miembros: 0
Total: 4

Observatorio

astl.tv

El camino misionero de la Sierra Gorda de Querétaro

Enviado el Monday, 19 January a las 21:57:01
Tópico: Noticias Nacionales

*La naturaleza y la fe comparten sus secretos en la sierra queretana.

*Privilegiada región de México a unas horas de distancia de la capital del país.

*Hay que descubrir el camino que siguieron los frailes andariegos.

*Cinco misiones en esa procesión de montañas, entre ellas Concá y Jalpan.


Carmen Lila Romero / IK BALAM

Jalpan, Querètaro





Fray Junípero Serra llegó a la Sierra Gorda acompañando al conquistador José de Escandón en 1570 para evangelizar y pacificar el último reducto indígena del centro de la Nueva España y construir cinco misiones de belleza incomparable en Jalpan, Concá, Landa, Tilaco y Tancoyol, imprimiendo motivos religiosos como querubines, vides entrelazadas con mazorcas de maíz y animales cercanos a la mitología.

Entre cada pueblo están salpicados de cascadas, ríos y bosques, que los hacen ideales para emprender paseos fantásticos, tomando como base Jalpan de Serra y, partir de ahí, conocer las cinco misiones.

Jalpan de Serra ofrece algo más allá de lo imaginable, llegando  por la autopista 57, o desde Querétaro por la 100, a la altura de San Juan del Río, para entroncar con la carretera 120 que llega hasta Xilitla, en San Luis Potosí, conduciéndonos por un mosaico verde y ocre de paisajes que se recorren en tres horas, con la aparición del mirador de Cuatro Palos.

Ahí se adelantan las montañas que dan el nombre a la Sierra Gorda, punto en el que no crecen más que matorrales y escasa vegetación, con la vista hacia la montaña de la Media Luna, legendario, con figuras zoomorfas como el cerro de las Tres Ranas.

Cuenta la leyenda qu desde una de sus cimas combatieron y cayeron los últimos indios jonaces, quienes prefirieron la muerte a la conquista, a casi tres mil metros sobre el nivel del mar, desde donde  en un día despejado es posible ver la magnífica Peña de Bernal.

La Puerta del Cielo es la entrada a este prodigioso conjunto de maravillas naturales, que nos introduce a Pinal de Amoles, pueblo minero con casas de techadas de teja colorada de dos aguas y calles adoquinadas que precede a Jalpan, cuyo centro histórico se recorre en poco tiempo, lleno de vida y con un calor que se esconde entre las sombras de sus bien podados árboles.

Ahí está el Museo Histórico de la Sierra Gorda, levantado en un fuerte construido en 1576, que hoy alberga el patrimonio cultural de la región, desde piezas prehispánicas hasta artesanías y alambiques, artefactos metálicos en forma de espiral para destilar aguardiente.

Lo imperdible son las misiones, corazón de los distintos pueblos, entre ellos Jalpan, centro económico de la Sierra Gorda, en el que se celebran fiestas religiosas tan importantes como la del Santo Niño de la Mezclita a principios de enero, la Feria Regional Serrana en abril o el día de Santiago Apóstol en julio.

Hay que probar las suculentas enchiladas queretanas adobadas en salsa de chile ancho y servidas con lechuga, verduras y rajas, aventurarse por la presa de Jalpan, a kilómetro y medio, para practicar la pesca deportiva o hacer recorridos en bicicleta, cuatrimoto, lancha o admirar aves y tortugas.

A 21 kilómetros de Jalpan se esconde el rincón siempre verde y fresco de la cascada del Chuveje, con una caída de 35 metros, en un río acondicionado en pozas, por donde, aun antes de la temporada de lluvias, el agua baja con fuerza y es un buen preámbulo para ir hacia las misiones.

Jalpan ninguna de las otras cuatro está a más de 45 kilómetros de distancia: Landa, Tilaco y Tancoyol por la carretera 120, y Concá por la 69, entre paisajes habitados por jaguares, pumas, miles de aves y otras especies menores, con pueblos pequeños cuya actividad gira alrededor de sus misiones.

Las cinco misiones tienen un espacioso atrio con murallas de piedra de corta altura y con una cruz en el centro, porque los pames preferían misas al aire libre y ser protagonistas de los retablos que cuentan las historias de la defensa de la fe, la victoria de la fe, una fe ingenua, la misericordia y la Ciudad de Dios.

Restauradas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, las misiones queretanas fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad en 2003, rescatándose el diseño original de las cinco, que adquirieron nuevamente los rojos y amarillos que las hacen distinguirse desde varios kilómetros de distancia.

Al recorrer la ruta con todo y sus sabores, paisajes y manifestaciones religiosas, el viajero sentirá que se le ha revelado un secreto, como ocurre en el templo de Jalpan, dedicado al apóstol Santiago, que simboliza el triunfo del cristianismo sobre la idolatría.

Landa es la dedicada a la Inmaculada Concepción y, con una docena de santos que dan forma a la Ciudad de Dios, la más ornamentada de las cinco, por lo que en ella comienza un programa de iluminación nocturna, cuyas fiestas principales son del 6 al 10 de diciembre.

En Tilaco está el atrio más verde, cubierto de pasto y con dos frondosos árboles, dedicado a San Francisco de Asís acompañado de cuatro sirenas sonrientes, festejados el 4 de octubre de cada año.

La misión de Tancoyol está dedicada a Nuestra Señora de la Luz, y es la más alejada de todas que, en su interior, guarda un espíritu indígena fuerte, representado por un jaguar tallado a mano que resguarda las columnas.

A medio camino está El Aguacate, conocido por el cultivo de magueyes y su preparación del pulque y un buen lugar para probar una especialidad de la región, el pan de pulque.

Concá es la más pequeña de todas las misiones, dedicada a San Miguel Arcángel y con la mayor influencia indígena, y antes de llegar a ella, el camino pasa por un puente desde el que se distingue el lugar donde se juntan los cauces del río Santa María, de aguas tibias, y Ayutla, de aguas frías.

Los colores en el punto de confluencia son de una amplia gama de azules, además de que, a lo largo de ambos ríos, se forman riberas de arena fina, únicos para un día de campo o cualquiera otra actividad que sea igualmente disfrutable en estas tierras hospitalarias, de retiro espiritual, ceremonias místicas, diversión y descanso, envuelto todo ello en la historia y las leyendas de los monjes que dieron luz y esplendor al México colonial.

 

RECUADRO 1

Los Hoteles Misión de Jalpan y Concá

“Si buscáis un sitio donde pernoctar, la orden misionera debéis visitar”, era el lema hospitalario de los frailes franciscanos que evangelizaron la Sierra Gorda de Querétaro, y Hoteles Misión los hace suyo al brindar donde dormir, comer, estar a plenitud y a gusto.

Por ello, Misión Jalpan, en avenida Fray Junípero Serra s/n, con teléfono 01 441 296 0164  (www.hotelesmision.com.mx), tiene habitaciones dobles, ofrece internet inalámbrico gratuito en restaurante y lobby, alberca y salón de reuniones.

A su vez, el Hotel Hacienda Misión Concá, sobre la carretera Jalpan-Río Verde kilómetro 32, con el teléfono 01 487 877 4252 (www.hotelesmision.com.mx), está a tres kilómetros antes de llegar a Concá.

“Ubicado en la localidad de Arroyo Seco, en medio de un entorno natural, con manantiales en su interior, ofrece el concepto temático de un lugar fundado en 1746, basado en la vida y obra de los frailes franciscanos, en un marco cultural e histórico que conserva su estructura arquitectónica original”, dice Margarita González Lizardi, nuestra anfitriona,hermana superiora y ejecutiva del Hotel Hacienda Misión Concá.

“Ocupa el casco de una antigua hacienda azucarera –añade-, enclavada en un paraje montañoso, posee jardines, temascal y un ojo de agua particular, inmejorables para quien busca reposar junto a la naturaleza y su restaurante que era un antiguo trapiche donde se molía la caña de azúcar”.

Ambientado al estilo de los antiguos comedores monásticos, con gastronomía regional mexicana, en el refectorio El Trapiche se sirve comida conventual, surgida de una extensa variedad de alimentos, como la cecina serrana y las acamayas de río, que forman parte de los ingredientes que hacen del Hotel Hacienda Misión Concá un deleite que jamás se olvida. (CLR).


 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Noticias Nacionales
· Noticias de ikbalam


Noticia más leída sobre Noticias Nacionales:
Política ambiental opaca y deficiente


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible