INICIO SECCIONES ESCRÍBENOS FOROS CONTENIDOS ACCESO NOSOTROS
Secciones
· Home
· Ayuda
· Búsqueda
· Chat
· Contacto
· Contador
· Contenidos
· Descargas
· Encuestas
· Enviar denuncias o noticias
· Lo más leído
· Multimedia
· Nosotros
· Noticias anteriores
· Portátil
· Recomiéndanos
· Secciones
· Tu cuenta
· Web Links

Encuesta
¿Quien es responsable del cambio climatico?

Los paises industrializados
Los gobiernos irresponsables
Las actitudes individualistas
No se



Resultados
Encuestas

votos 24

mapamundi

La Imagen del día

Cambio Climático

Unión Europea

    

Acciones


Síntesis Periodística

Casa de Sierra Nevada

Usuarios
Bienvenido, Anonymous
Nickname
Contraseña
Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

(Regístrate)
Membresía:
Último: Armando
Nuevos Hoy: 0
Nuevos Ayer: 0
Total: 12

Gente en línea:
Visitantes: 1
Miembros: 0
Total: 1

Observatorio

astl.tv

Latifundismo boliviano, reto para Evo Morales

Enviado el Wednesday, 12 May a las 00:00:00
Tópico: Noticias Internacionales

* Acciones del viceministro de Descolonización del Ministerio de Cultura.
* Sólo veinte familias son dueñas de las tierras de calidad.
* Los latifundistas y terratenientes se mantienen intocados.
* “Situación crítica y no equitativa”: Félix Cárdenas.


Redacción / IK BALAM
La Paz, Bolivia



Sólo 20 familias poseen la mayor parte de las tierras agrícolas de calidad en Bolivia. Algunas de ellas cuentan hasta con 200 mil hectáreas, y si bien Evo Morales, que arribó en 2006 a la Presidencia del país, ha dado los primeros pasos para una reforma agraria –al determinar un límite legal de hasta cinco mil hectáreas por posesión—, los latifundistas se mantienen intocados pues negociaron con el gobierno que esta regla no fuera retroactiva.


Félix Cárdenas, viceministro de Descolonización del Ministerio de Cultura de Bolivia, afirma que la situación es crítica, no equitativa y tendrá que modificarse, pues esas familias de origen europeo –“que no quieren para nada a Bolivia, pues no es su país”— han gozado en el pasado de concesiones a cambio de nada (la propia tierra y condonaciones de deuda de recursos públicos que les hacían con complicidad los gobiernos de derecha en el pasado) y mientras la mayor parte de los indígenas aymaras, quechuas y de otras 34 etnias presentes en Bolivia no tienen ni una hectárea.


El funcionario explica que la prohibición del latifundio ya existía en la anterior Constitución de Bolivia, pero no se definía qué significaba latifundio. El gobierno de Evo Morales sometió a votación popular el concepto y se determinó y legisló que de cinco mil hectáreas en adelante cualquier posesión sería latifundio e ilegal.


“Esa medida sigue y seguirá siendo excesiva mientras haya indígenas que no tienen ni una hectárea, pero era la forma de negociar con la gente de derecha que generalmente es dueña de periódicos importantes, de medios de televisión influyentes que han hecho terrorismo mediático en contra del gobierno, con el mensaje de que se venía encima una dictadura, un socialismo (...) Para viabilizar la aprobación de la nueva Constitución no hubo más remedio que ponerse de acuerdo con la derecha y ésta puso como condición, por ejemplo, el tema de la no retroactividad de la ley”.


Optimista, Félix Cárdenas dice sin embargo que en virtud de que el gobierno de Morales logró en las elecciones de diciembre un nuevo triunfo con una votación de 64 por ciento (contra la anterior de 54) y tiene hoy mayoría absoluta en las cámaras de senadores y de diputados, “es posible que ese techo de cinco mil se discuta pues es un insulto para la mayoría de los bolivianos, de los campesinos que han sido arrebatados de sus tierras o que las han perdido por los desastres naturales”.


Y además “tenemos la certidumbre de que el gobierno va a hacer cumplir la normativa de que la tierra cumple una función social, y las que no la cumplan tendrán que retornar al Estado para que éste las redistribuya entre los campesinos que no tienen tierra”, cosa que sí afectaría a las 20 familias.


Explica: antes del gobierno actual había disposiciones normativas sobre el tratamiento de la tierra que regulaban su uso para fines agrícolas con propósitos sociales, pero no se acataban porque esas familias eran parte de las “castas” del poder y “ellos mismos eran los ministros”. Cuando el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) iba a los predios de esta gente a comprobar si realmente utilizaban la tierra para producir alimentos, observaba que las vacas que estaban en un rancho aparecían luego en otro al momento de ser verificado.


“En Bolivia los perros hacen de pastores, y cuando se trasladaban las vacas, también iban los perros, eso no lo podían controlar. Entonces un mismo perro estaba en varios lugares”.


Así, “los terratenientes argumentaban que tenían producción y ganadería, pedían préstamos al gobierno y los gobiernos, como eran de ellos, les prestaba, y luego se declaraban en quiebra y el gobierno les condonaba. Esa fue la forma perniciosa, permanente de enriquecerse a costa del Estado”.


Esas 20 familias son descendientes de europeos que en el pasado llegaron a Bolivia desde Croacia, Alemania y otros países en el marco del interés de las autoridades de entonces de “blanquear a la gente, de limpiar lo indio” y también del interés de captar recursos económicos.


“A ellos se les entregó tierras con preferencia y a los indígenas se les arrebató la tierra. Eso no puede ocurrir más. Es una casta que ahora está en serios problemas”.


El viceministro comenta que la revolución boliviana de 1952 implicó una reforma agraria pero que fue una farsa, un juego de manos. “Los empresarios de las minas, que también eran patrones en el altiplano, fueron expulsados de esa zona pero se trasladaron a las tierras bajas y se apropiaron de ellas, expulsando a los pueblos indígenas”.


Y si bien es cierto que tierras que eran de los patrones fueron distribuidas entre campesinos, el Estado se olvidó de brindarles apoyo, los dejó “bajo su propio riesgo” y no pudieron hacer producir la tierra.


“Por eso ahora el gobierno está diciendo que hay que hacer la revolución agraria de otra forma, y la gente que ha salido del país -campesino o no- tiene la posibilidad de volver, y se les entrega tierra y apoyo técnico y económico para fomentar y entrar en el tema de la soberanía alimentaria”.


Explica que esta decisión todavía no define cuánta tierra entregará, “pero no serán posesiones individuales, sino colectivas. Tendrán que conformarse grupos de gente que acepten vivir en algún lugar, hacer comunidad y luego tendrán las posibilidades del apoyo del Estado”.


Félix Cárdenas –quien sostiene que Bolivia está en un proceso de muerte y parto en las formas de ver, de ser y de hacer, pues se está descolonizando, es decir abriendo una forma de desarrollo nueva, sin precedentes (que está apenas en definición) para la población, que en 70 / es indígena— dice que hay peligros para el país, pues éste cuenta con grandes riquezas en litio y gas, “y debemos prever que al ser dueños de estos recursos no van a faltar los pretextos, como ocurrió con Irak y otros países, que en nombre de la democracia, son invadidos. Por eso hay que pensar seriamente que el pueblo boliviano tiene que estar preparado ante cualquier agresión. Estamos en el ojo de la tormenta, y sólo nos da confianza la movilización permanente del pueblo boliviano, que es lo que ha logrado arrinconar a la derecha y es lo que va a continuar logrando este Estado plurinacional”.


 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Noticias Internacionales
· Noticias de ikbalam


Noticia más leída sobre Noticias Internacionales:
Murió Norman Borlaug, precursor de los transgénicos


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible